miércoles, 31 de diciembre de 2008

La mercancía de Finca Vigía

Qué buenos vendedores son los cubanos... y qué torpes compradores son los americanos. Desde que en 2002, cuando entidades culturales isleñas y estadounidenses firmaron un acuerdo de cooperación por las pertenencias que dejó Ernest Hemingway en su Finca Vigía, de La Habana, tras su muerte en 1961, los cubanos vienen haciendo anuncios rimbombantes –dirigidos al público, academia y gobierno norteamericanos- sobre los documentos del autor de El viejo y el mar.

Que los han clasificado, que los pondrán a disposición de los estudiosos o que copias de los documentos serán entregados a la Biblioteca John F. Kennedy. Esta semana anunciaron con bombos y platillos que 3.000 documentos inéditos que se conservan en la casa ubicada en el barrio habanero de San Francisco de Paula serán digitalizados para el trabajo de los avezados investigadores, tanto los que puedan acercarse a Cuba, como los que puedan llegar hasta la mencionada library de Boston.

Sin embargo, sólo los ingenuos e inexpertos –al parecer muchos- pueden tragarse la venta que una y otra vez hacen los cubanos de la misma mercancía. Hace 24 años que fue publicado el exhaustivo libro Hemingway en Cuba, de Norberto Fuentes, quien personalmente hizo la clasificación, orden y estudio de todos los materiales de Finca Vigía. Sin arrugarse –es sólo una expresión, porque no estaba ahí para verle la cara-, la directora de la casa-museo de Hemingway, Ada Rosa Alfonso, dijo esta semana que “se trata de documentos prácticamente inéditos. Sólo algunos se conocen a partir del libro Hemingway en Cuba (Alfonso no menciona su autor), pero la mayoría han estado conservados y cuidados en los archivos de Finca Vigía durante más de 45 años”.

Los pocos ejemplos que se entregan de esos “documentos inéditos” ya fueron “digitalizados” y publicados en el libro de Fuentes, una obra fundamental para adentrarse en la vida del autor de París era una fiesta. Así se menciona el epílogo de Por quién doblan las campanas y un guión de la película El viejo y el mar con anotaciones de Hemingway que fue rodada en los 50 con Spencer Tracy en el papel del viejo. Copias de ambos están en el libro de 1984 de Norberto Fuentes, quien es el verdadero descubridor de ese museo sin memoria, y cuyos contenidos son ofrecidos una y otra vez a los americanos, como si se tratasen de los manuscritos del Mar Muerto cuando recién fueron descubiertos.


lunes, 29 de diciembre de 2008

Mientras agonizo

Norberto Fuentes

La Revolución Cubana, cuyo transcurso hasta hoy dura 50 años, ha tenido como norma inapelable la lucha contra el tiempo. Como si los dioses, cronómetro en mano, la observaran ante cada movida. 26 de julio de 1953. El disparo apresurado de Gustavo Arcos Bergnes frente a la posta del cuartel Moncada destruye el factor sorpresa del plan de Fidel para tomar la fortaleza. 2 de diciembre de 1956. El pantano que se les interpone a los expedicionarios del Granma en el momento del desembarco le da tiempo a la aviación batistiana para detectarlos y casi exterminarlos. 17 de enero de 1957. Con el ataque al cuartelito de la Plata la suerte comienza a cambiar. La guerrilla logra rendir a la guarnición y que la noticia se riegue por todo el país. La escasa provisión de municiones impuso un plazo de apenas minutos para lograr el propósito. 17 de abril de 1961. Playa Girón (Bahía de Cochinos según los americanos) es la batalla decisiva, paradigmática, de la pugna con el tiempo. Fidel sabia que las horas estaban contadas antes de que la fuerza invasora se hiciera fuerte en una cabeza de playa y obtuviera la debida legitimidad parea reclamar el apoyo de las tropas americanas. Así que se dispuso a liquidarlos en menos de 72 horas.

La explicación más plausible es que la Revolución Cubana, desde sus orígenes, desde el simple chispazo que conformó su idea, se concibió y desarrolló como una contienda contra enemigos muy superiores en número y recursos; el número entendido en batallones y los recursos traducidos en equipo militar. A tal efecto, o al menos para el primer golpe, el factor sorpresa es esencial. Y luego desenvolverte con toda celeridad, aprovechando los elementos que finalmente determinaron en los triunfos revolucionarios: el desconcierto y de inmediato la desmoralización del adversario. La situación no ha cambiado gran cosa desde entonces. Casi medio siglo después de esos combates emblemáticos, lo que tenemos es una situación que muestra pocos márgenes de variación. Apenas se registra una oscilación desde que Fidel lanzara los dos rafagazos de ametralladora contra los soldaditos que vivaqueaban en el remoto cuartel de La Plata.

La situación actual, sin embargo, parece ofrecer las mayores zonas de peligro que haya conocido la Revolución. Se explica por una aparente laxitud impuesta por la situación médica de Fidel, a describir a mitad de camino entre convalecencia y agonía sin plazo fijo para morirse. Pero lo que se muestra en la superficie como una especie de marasmo, tiene su propia dinámica y debajo de esa superficie, densa, inanimada, hay fuerzas que se mueven. De cualquier manera —y Fidel lo sabe— se trata de la más importante de todas las batallas que ha conocido el proceso. Porque es su última batalla y la que debe quedar en la memoria. Una batalla que es una abstracción y que Fidel no estará para verla y, lo que más ha de pesarle, no estará para disfrutarla, para alardear de ella, para contarla una y otra vez en interminables discursos. Advierto que no se dice nada de esto peyorativamente. ¿O todos no disfrutábamos con él de esas arremetidas? Pongamos las cosas en su sitio: no hay experiencia más dulce que la de alardear luego de la victoria. Y ustedes, queridos lectores, vamos, no se hagan, que yo no estaba solo en la Plaza.

Hete aquí que de eso vivimos durante la larga marcha de la Revolución y de pronto un día él se nos pone viejito y achacoso y aún no tan choco como lento cuando, sin aviso, las tripas se le revientan. Lo que ocurre a continuación no es que todo se haya acabado —porque todavía no ha ocurrido, así que no se embullen, tranquilos ustedes— sino que los decibeles del tic tac ganaron una retumbante intensidad. Para el ojo de los profanos, el problema que tiene por delante es saber si va a continuar en esta pose de los últimos tiempos de querer demostrarle a los americanos que es el mejor gobernador que han tenido en la isla desde la época de España o qué otro rumbo se arriesga a tomar. Hay poca gloria en su actual conducta. Pero parece muy cómodo en ese ejercicio de perro cancerbero de la tranquilidad de los yanquis en su frontera marítima. Ni oleadas de balseros, ni narcotráfico, ni refugio de fugitivos de la justicia americana, y mucho menos exportación de guerrillas o presencia militar rusa en la isla, y saturando los campos de minas alrededor de la base de Guantánamo para que a ningún musulmán prisionero se le ocurra intentar esa vía de escape. En vez de estar haciendo valer el peso específico de su gloria, y darle alguna utilidad a estos 50 años de guerra, lo que visiblemente tenemos es a Fidel apagando las candelitas que puedan quedar.

Sería terrible que no tuviera conciencia plena de lo que esta pasando a su alrededor y en el atolladero “histórico” en el que se ha metido y del poco tiempo que le queda disponible para salirse. En su caso, la merma del tiempo se ve acompañada de la merma de sus posibilidades físicas, es decir, no solo la premura sino que todo le va a resultar más trabajoso. Pero hubo otras ocasiones y otras posturas. En la madrugada del 1 de enero de 1990, luego de una sombría festividad de año nuevo en la residencia ocupada por Gabriel García Márquez en La Habana (se había hecho una costumbre desde 1986 que festejara allí), ya en plan de retirada, en el dintel de la puerta, Fidel lanzó esta frase entre triste y resignada para el resto del convite de Gabo: “Bueno, nada nos quita que el año que viene esté de nuevo en la Sierra Maestra, luchando”. Estaba viendo el derrumbe del campo socialista y el “desmerengamiento” de la URSS (como le llamó desde temprano) y la posibilidad cada vez más asfixiante de que la Revolución Cubana quedara al garete. Pero aún había ánimo y fuerzas para disponerse a una nueva guerra de guerrillas, al menos como amenaza retórica. El significado quedaba claro, sin embargo: no se iba a rendir. Más adelante, cuando la disolución de la URSS se hizo efectiva y de un golpe el país, Cuba, se descascaró y se convirtió en una ruina, Fidel llamó a su ministro de Comercio Interior, Manuel Vila Sosa, y le dijo: “Coño, Vila, mira a ver qué es lo que repartes. Necesitamos aguantar un año. Si pasamos el año, nos salvamos”. Repartir era distribuir alimentos y artículos de primera necesidad a la población. Demostró entonces que si bien vio a tiempo la desaparición de la URSS, no vio en cambio la necesidad de acumular las reservas para aguantar el palo, o sea, sobrevivir a una tanda de palazos. Hasta hubo necesidad de habilitar algunas casas para convertirlas en funerarias de barrios debido al súbito incremento de la mortalidad de ancianos por mala, malísima, nutrición, e incluso hubo una epidemia de polineuropatía, que no existía desde la época de Colón y que entonces se llamaba escorbuto, una avitaminosis por la exposición de los marinos a extensos períodos sin consumo de frutas y vegetales y cero obtención de vitamina C. Las cosas deben haber mejorado hacia 1995. Empleo como detalle para la aseveración que Fidel mandó a buscar a Zimbawe dos hermosos ejemplares de impalas, de más de 160 libras, para lo cual hizo valer su alianza con Robert Mugabe y despachó un Ill-62 de Cubana con el propósito de tener esa carne al fuego en la celebración del cumpleaños, el 6 de marzo, de García Márquez. Un impala para Gabo, el otro para el zoológico de la ciudad. Por cierto, que el primero hubo de ser sacrificado porque el impala original del guateque de Gabo, que pastaba en los dominios del comandante Guillermo García —uno de los llamados “comandantes históricos”—, en las afueras de La Habana, fue descuartizado por unos desalmados en vísperas de la fecha establecida para su sacrificio oficial y distribuida y consumida su carne en los poblados de los alrededores, gracias a la red del mercado negro asociada a los diestros descuartizadores.

Así, pues, el hombre vital y desafiante (y también de aquellos excesos) se enfrenta ahora a la posibilidad de pasar a la historia como un inconsecuente. Y nada más inconsecuente que un revolucionario cuando se convierte en un conservador. La palabra que aplica de inmediato en ese tránsito, dada la sangre que se he derramado, es traidor. ¡Cómo le gustaba a él endilgársela a todo el que no estuviera de acuerdo con sus postulados! No acudió a las masas en esta ocasión. Tú no llamas al pueblo para meterte en un refugio y sentarte a escribir cuatro boberías. Mucho menos, después de tanto hablar, vas a recurrir a la gente para transformarte en el guardián de los intereses de los Estados Unidos de América. La muerte que enarbolaba como un talismán, no solo la suya, sino la del país entero, listos todos para las lavativas de la inmolación, actúa ahora como un paliativo de los últimos días. No hay que molestarlo, déjense de presionarlo, el pobre, la está pasando mal. ¿Pero llegaremos a entender lo que de verdad está pasando? Las revoluciones, ya lo sabemos, tienen la potestad de los virajes más sorprendentes. Eso a veces te cuesta que te paren delante de un pelotón de fusilamiento. En los años 60, no fueron pocos los que fusilaron por darle candela a los cañaverales. Era la época de sabotear la industria azucarera, principal renglón económico del país. Luego se descubrió que era un método altamente productivo de preparar los cañaverales para su cosecha, especialmente para el corte con máquinas combinadas. Una vez que se atrapa la idea de que una revolución no reconoce las fronteras de ninguna imposición, lo que te queda como jefe de uno de esos fenómenos es avanzar a como de lugar. Pero el tiempo le está quedando corto. Hoy mismo se le está reduciendo y le sobra espacio dentro del puño para atraparlo. Habría que sacudirse de la modorra, de la autocomplacencia, de la lástima con la que él mismo se está mirando, y de los susurros al oído de su hermano, el disciplinado comunista de la vieja escuela, que siempre confundió el leve barniz de las reformas con el fuego implacable de la Revolución. Tiene que cambiar. Tiene que salvarse. El proyecto de una revolución permanente es inobjetable al menos en el lapso de vida de una generación que toma el poder en su temprana juventud. ¿Por qué no acudir a las masas de nuevo? Pero, realmente, ¿es eso lo que debe hacer o no acabamos de leerlo correctamente, después de tantos años juntos? Hay que entender, sin embargo, que llegado a este punto, el mensaje es muy claro. Se está colocando por encima de los dos grupos de cubanos —revolucionarios y contrarrevolucionarios— que se enfrentaron en el último medio siglo y les dice a ambos, mientras mira su reloj digital Seiko y sigue la resta de sus horas: “Aquí no queda más nada por hacer que negociar. Y aquí el que va a negociar con los americanos soy yo”.

Ahora que Fidel agoniza o se aguanta como puede con apenas un tramito de pocas pulgadas de intestino tiene que ver con ciertas sospechas el resultado de su obra. Esto si lo contempla desde el punto de vista del desarrollo de las fuerzas productivas, que es a su vez el consenso de sus enemigos. No creo que él se vaya por ese lado. Esperemos así mismo que todo, a partir de determinado momento, no haya sido para el mantenerse en el poder. Puede mirar por su ventana. El imposible era la mecánica que echaba a andar para imponerse a todas las adversidades. Claro, en el camino hubo un reguero de muertos y eso puede tener algún peso. Carlos Aldana, cuando era el secretario ideológico del Partido, me hizo ver una vez una arista de probada sensibilidad que, según sus cálculos, debía anidarse en el alma de Fidel. Me dijo que un hombre que había mandado a la muerte a tantos de sus compañeros, debido a las exigencias de los combates o de las misiones más secretas, tenía una carga de compromisos morales equivalentes a estar cruzando permanentemente su Jordán. Bueno, tú tampoco puedes hacer una revolución pensando en que te vas a jubilar en unos cuantos años. Los hombres que matan no gozan de retiro. Iba a decir asesinos, ¿pero cabe esa palabra aquí, con justicia, frente a los que impartieron justicia? Hay, pese a todo, triunfos permanentes, y aunque parezcan mentira casi todos en el área exterior: el más factible y directo es la humillación sostenida de la CIA. Mas nunca fue nada después de Playa Girón. África y el giro mayoritario hacia la izquierda de América Latina son logros innegables de los cubanos. Ningún ejemplo describe mejor su capacidad ofensiva que un chascarrillo del propio Fidel. Preguntado sobre la posibilidad de una guerra con los Estados Unidos, respondió con una pregunta: ¿Y si ganamos? Es su absoluta conciencia de que los problemas vienen después de la batalla y que estos se desatan con mayor gravedad en el interior de los territorios conquistados.

domingo, 28 de diciembre de 2008

Apretarse el cinturón

El gobierno cubano fijó en 6% sus aspiraciones de crecimiento para 2009, aunque con un elevado déficit presupuestario, en tanto que en 2008, la economía se expandió 4,3%, muy por debajo del 8% previsto. Así lo anunció el sábado, ante la Asamblea Nacional (Parlamento), el ministro cubano de Economía, José Luis Rodríguez, quien advirtió que se aproximan "tiempos de duro esfuerzo", en los que habrá que combatir "errores propios". El propio Presidente cubano, Raúl Castro, hizo un llamado en esa misma línea y dijo que había que "estar preparados para enfrentar ese serio reto que ya nos viene afectando de manera apreciable". Para el gobernante, que de esta manera cerró su primer año oficialmente al frente del régimen isleño, "hay que actuar con realismo y ajustar todos los sueños a las verdaderas posibilidades". Los anuncios se hicieron en el marco de la segunda y última sesión de 2008 del Parlamento cubano, que encabezó Raúl Castro. A su lado se mantenía el sillón vacío que tradicionalmente ocupaba su hermano, Fidel Castro, a quien no se ve en público desde que enfermara en julio de 2006.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Con familia y todo

Bastó una sola pregunta para borrar la sonrisa que ya se había hecho característica en Raúl Castro durante su viaje al exterior. Algo como ¿qué hay de los disidentes presos? fue lo que escuchó el Presidente cubano en Brasil y de inmediato contraatacó. "Esos prisioneros (los disidentes) (...) ¿quieren soltarlos?, que nos lo digan, se los mandamos para allá (EE.UU.) con familia y todo. Que nos devuelvan a nuestros cinco héroes. Es un gesto de ambas partes", afirmó Castro. Raúl hablaba de los cinco agentes cubanos, presos en Estados Unidos desde 1998 y condenados en 2001 por espionaje. Hubo respuesta desde Washington, pero con muy validez, considerando que se trató de palabras emanadas por funcionarios que esta haciendo sus maletas a la espera de la llegada de la Administración Obama.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Segunda escala

Al llegar a Brasil, la segunda escala de su primer viaje al exterior como Presidente de Cuba, Raúl Castro expresó la disposición de su país a dialogar con el gobierno de Estados Unidos que encabezará Barack Obama, pero "sin garrote ni zanahoria, en igualdad de condiciones", y advirtió que no habrá "concesiones" de parte de La Habana. Se tratan de frases que siguen la línea de las palabras expresadas en las últimas semanas por el gobiernante isleño y por su hermano, Fidel Castro. Raúl hizo estas declaraciones a su llegada al Hotel Costa do Sauípe Conventions, en el noreste brasileño que acoge esta semana cuatro cumbres regionales. Ahí mismo evitó pronunciarse sobre la posibilidad de que Brasil actúe como intermediario en un hipotético proceso de diálogo entre Estados Unidos y la isla porque, apuntó, "hay muchas proposiciones con ese mismo objetivo". En todo caso aclaró que, hasta ahora, La Habana no ha recibido mensajes del equipo de Obama, pero destacó que en Cuba "no estamos apurados". "Si no resulta ahora, esperaremos otros 50 años". Castro llegó a la Costa do Sauípe vestido con un traje gris perla y aceptó gustoso colocarse las cintas del Señor de Bom Fim que le obsequió una bahiana a la entrada del hotel.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Debut en el exterior

Se trata del debut de Raúl Castro como Presidente de Cuba fuera de las fronteras de su país. El gobernante isleño llegó este sábado a Venezuela, en su primera gira al exterior desde que asumió el poder, cuando relevó a su hermano Fidel (en junio de 2006, en forma interina, y en febrero pasado, en forma oficial). En el país sudamericano, Castro reafirmará los estratégicos lazos con el país petrolero. De traje gris y lentes oscuros (no con su uniforme de militar), Castro fue recibido por Hugo Chávez, con quien sellaría nuevos acuerdos bilaterales con la nación sudamericana, principal socio comercial de la isla caribeña.

Castro, de 77 años, llegó a las 11.10 horas al aeropuerto internacional de Maiquetía, cerca de Caracas, donde fue recibido con honores por Chávez. Mientras conversaban de forma animada, ambos gobernantes fueron saludados por los altos funcionarios que los acompañaban, tras lo cual pasaron revista a la guardia militar de honor organizada en la terminal presidencial del aeropuerto.

En esta gira, Raúl también viajará a Brasil, en lo que analistas ven como una búsqueda de La Habana por nuevos socios comerciales, pese a que Caracas sigue siendo el mayor benefactor de la isla. Los días 16 y 17 Castro participará en la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre integración y desarrollo cerca de la ciudad brasileña de Salvador de Bahía, y el 18, hará una visita oficial a Brasil.

martes, 9 de diciembre de 2008

Transporte privado en Cienfuegos

Las autoridades cubanas entregarán este mes las primeras licencias para el transporte privado en una década, como una forma de paliar la crisis del transporte público en la isla. Unos 70 camiones, camionetas y automóviles privados serán autorizados a transportar pasajeros en la provincia central de Cienfuegos, según informó el semanario local del gobernante Partido Comunista, 5 de Septiembre, en su página web. "En virtud de las limitaciones económicas referentes a la prestación de servicios públicos de transportación de pasajeros en la provincia de Cienfuegos serán otorgadas nuevas Licencias Operativas de Transporte a porteadores privados de medios automotores", dice la información. No quedó si serán entregados simultáneamente permisos en otras provincias. Según 5 de Septiembre, los nuevos taxis privados operarán bajo un "riguroso control" del Estado, que determinará horarios, rutas y en algunos casos suministrará el combustible. El gobierno cubano autorizó la circulación de taxis privados a comienzos de la década de 1990, pero no emitió nuevas licencias desde finales de esa década.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Negociar con Obama


"Con Obama se puede conversar donde lo desee, ya que no somos predicadores de la violencia y de la guerra. Debe recordársele que la teoría de la zanahoria y el garrote no tendrá vigencia en nuestro país".

Fidel Castro escribió este comentario en su última reflexión "Navegar contra la marea", con fecha del jueves, una semana después de que la revista The Nation publicara en internet lo que fue el encuentro del actor Sean Penn con Raúl Castro. En ese dialogo, el gobernante cubano dijo estar dispuesto a conversar con el futuro Presidente de EE.UU. "Personalmente creo que no sería justo que yo fuese el primero en visitarlo, porque siempre son los presidentes latinoamericanos quienes van primero a Estados Unidos. Pero tampoco sería justo esperar que el Presidente de Estados Unidos venga a Cuba. Deberíamos encontrarnos en un lugar neutral. (...) Quizá podríamos encontrarnos en Guantánamo. Tenemos que encontrarnos y empezar a resolver nuestros problemas y, al final del encuentro, podríamos darle un regalo al Presidente... podríamos enviarlo de vuelta con la bandera estadounidense que ondea en la Bahía de Guantánamo".

jueves, 4 de diciembre de 2008

"Cuba tampoco se negará"

Rusia no tiene necesidad de instalar bases navales permanentes en Cuba o Venezuela. El primer ministro y verdadero hombre fuerte de Rusia, Vladimir Putin, declaró que su país no necesita ahora tener centros de abastecimiento en América Latina como sí los tuvo la Unión Soviética durante la Guerra Fría. "Hoy no hay necesidad de construir bases permanentes" en Cuba y Venezuela, dijo Putin en una sesión anual televisada de preguntas y respuestas con los ciudadanos rusos. "Rusia ya tiene un acuerdo con Venezuela (...) por el que, en caso de necesidad, podemos utilizar sus puertos para que nuestros buques militares recarguen combustible y víveres", comentó. Y de inmediato agregó: "Creo que los dirigentes cubanos tampoco se negarán".

Putin dijo que Rusia mantiene "vínculos tradicionalmente muy cálidos" con Cuba y Venezuela, escalas destacadas de una gira latinoamericana que hizo el mes pasado el actual Presidente ruso Dimitri Medvedev. Además barcos de guerra rusos efectuaron operaciones navales conjuntas en el Mar del Caribe el lunes, una actividad sin precedente desde la Guerra Fría. Este viernes, uno de esos barcos será el primer buque de guerra ruso que atraviese el Canal de Panamá desde la Segunda Guerra Mundial.

El primer ministro ruso sugirió que los vínculos militares rusos crecen a nivel regional y mundial. "Tenemos muchas oportunidades, y no solamente con los países que usted mencionó, sino también con los puertos de otros estados", afirmó. "Quiero comentarle un terrible secreto militar", dijo Putin. "Cuando anunciamos que nuestros barcos militares irían a Venezuela para ejercicios conjuntos, recibimos muchas consultas -francamente no lo esperaba- de muchos países con pedidos de que nuestros buques visitaran sus puertos".

martes, 2 de diciembre de 2008

Los cambios están en la otra orilla


Los ojos están puestos sobre Cuba a la espera del ansiado cambio. Pero nada sucede. Ni siquiera las promesas del Presidente de turno. Es más. La isla parece estar pasando un por período grisaceo y de sopor. Sin embargo, hay transformaciones. Claro que al otro lado del estrecho de Florida. Una encuesta de la Universidad Internacional de Florida y de la Brookings Institution, realizada en las semanas posteriores al triunfo de Barack Obama, sostiene que el 55% de la comunidad cubana de Estados Unidos cree que el bloqueo contra Cuba debe ser levantado. Se trata de un cambio histórico de posición de esa comunidad.

Además, sólo el 29% de los consultados cree que habrá "un gran cambio político" en Cuba en los próximos dos a cinco años. Hace sólo 18 meses apenas el 42,5% de los cubano-americanos entrevistados se oponían a que continuara el bloqueo. Este giro en la opinión de la comunidad cubana se produce pese a que el 52% dijo ser militante del Partido Republicano y sólo 27% del demócrata. Incluso el 62% de los encuestados dijo haber votado en las pasadas presidenciales por John McCain.

Entre otros resultados está que el 65% no cree que el reemplazo de Fidel por Raúl Castro pudiera influir en un cambio político, el 65% se opone a la continuación de las restricciones de envío de dinero a Cuba, el 66% pide que se eliminen las restricciones de viajes a la isla, el 65% está a favor del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana y que el 70% cree que Estados Unidos y Cuba deben dialogar sobre temas cruciales como el de la inmigración.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Guantánamo, entre Raúl y Fidel

De la entrevista de Sean Penn a Raúl Castro.
The Nation, 25 de noviembre de 2008.
–¿Y qué pasa con Guantánamo? –le pregunto.
–Le diré la verdad –dice Castro–. La base es nuestro rehén. Como presidente digo que Estados Unidos debe irse. Como militar digo que los dejemos quedarse.

De la reflexión de Fidel Castro sobre su encuentro con el Presidente ruso Dimitri Medvedev.
CubaDebate, 28 de niviembre de 2008.
No dejé de abordar con él un solo punto esencial, desde nuestras posiciones, respecto a Estados Unidos, donde no cabe la idea de que aceptemos la política de garrote y zanahoria ni de que renunciemos a la devolución de hasta el último metro cuadrado del territorio de Guantánamo ocupado por la fuerza en nuestro país.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Sean Penn con Chávez y Raúl Castro


El texto del actor norteamericano sobre sus encuentros con los líderes venezolano y cubano publicado en la revista The Nation, ahora en español. Pinche aquí.

domingo, 23 de noviembre de 2008

Bachelet en plan verde olivo

Michelle Bachelet será la primera Presidenta de Chile en visitar Cuba después que lo hiciera por última vez Salvador Allende en 1972. Ello pese a la oposición y las malas caras de algunos de los socios de la coalición gobernante chilena. Así lo afirmó el diario La Tercera en su edición de hoy. La visita se llevaría a cabo en febrero de 2009, coincidiendo con la Feria del Libro de La Habana que estará dedicada a Chile. Bachelet fue invitada a visitar La Habana apenas asumir la Presidencia, en marzo de 2006, por el Vicepresidente cubano Carlos Lage, pero no se ha logrado concretar ahora.

Chile y Cuba restablecieron relaciones diplomáticas plenas en 1995, interrumpidas tras el golpe de Estado de 1973. Según La Tercera, la Presidenta sudamericana "ha comentado en privado que considera que Chile tiene una deuda de 'gratitud' con Cuba, ya que recibió a numerosos exiliados durante el régimen militar, incluidos varios amigos suyos". Bachelet espera reunirse, aparte de con el Presidente Raúl Castro, con el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro. La gobernante viajó a la isla en dos oportunidades cuando era ministra de Salud. Y en julio de 2006 saludó al pasar al ex Presidente cubano en una cumbre de Córdova, Argentina. Pero hasta ahora no se conocen personalmente.

lunes, 17 de noviembre de 2008

La primera esposa y el primer hijo

Unas inéditas fotografías distribuyó este fin de semana la agencia The Associated Press, con la autoría de Ismael Francisco, de la agencia oficial cubana Prensa Latina. La primera esposa de Fidel Castro, Mirta Díaz-Balart, aparece sonriente junto a su hijo, Fidel (59), durante la inauguración de un seminario científico en La Habana. Son imágenes sorprendentes por el hecho de que la mujer de 80 años, quien se divorció de Castro en 1955 y que vive desde 1968 en España, había mantenido un absoluto bajo perfil y no se conocían imágenes recientes de ella y menos en Cuba.

Esto último considerando el celo que siempre mostró Fidel Castro por todos los aspectos de su vida privada, como sus mujeres y sus hijos. De hecho, "Fidelito" fue el que tuvo, desde pequeño, mayor figuración pública. Sin embargo, en la última década, la actual esposa de Castro, Dalia Soto del Valle, y los hijos que surgieron de esa unión comenzaron a aparecer en actos públicos y en las primeras filas de algunas manifestaciones. Hasta el punto que Antonio Castro Soto del Valle es actualmente el médico oficial del equipo de béisbol de Cuba.

Pero la aparición pública de Mirta Díaz-Balart en Cuba y el hecho de que la prensa oficial la retrate, muestran algunos de los cambios subterráneos que se están produciendo en la isla desde que Fidel Castro tuvo que delegar sus funciones por una grave enfermedad, en julio de 2006, y después, cuando se alejó definitivamente del gobierno. De haber estado Fidel al frente del país, posiblemente no habría permitido una imagen como esa. Pero como ahora su hermano Raúl está al mando, y él siempre ha mantenido una buena relación con su ex cuñada, cosas de este tipo son toleradas.

Hace dos años trascendió que la ex esposa de Fidel Castro había viajado a la isla, algo que ha realizado en forma periódica para visitar a su hijo. Mirta Díaz-Balart, quien es tía de dos congresistas cubano-americanos, se casó con Castro en 1948. Al año siguiente nació su hijo Fidel. Tras divorciarse de Castro -que ya había encabezado el asalto al Cuartel Moncada por lo que pasó algunos años en la cárcel- la mujer se casó con Emilio Núñez Blanco, con quien tuvo dos hijas. Fue en julio de 2006, coincidentemente durante el viaje de Díaz-Balart a Cuba, que Castro enfermó y Núñez Blanco murió en España producto del mal de Alzheimer.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

El viejo y la Revolución

Se trata de un nuevo intento de inventar una brecha entre Ernest Hemingway y la Revolución Cubana. El libro La buena vida según Hemingway, de A. E. Hotchner, (que salió a la venta en marzo y que acaba de aparecer en español) está basado en las supuestas reflexiones que el autor de El viejo y el mar le hizo a su amigo. Allí Hotchner sostiene que tras el encuentro de Hemingway con Fidel Castro, el único entre ambos personajes, el 15 de mayo de 1960, para la premiación del Torneo Anual de Pesca de La Habana, el premio Nobel de Literatura 1954 le comentó: "Como pescador, Castro era incapaz de ganar su propio torneo de pesca, aun cuando el torneo estaba arreglado". Sin embargo, Hotchner vuelve sobre la figura de Hemingway 42 años después de su primer libro, quizás necesitado de unos pocos dólares.

El creador de Por quién doblan las campanas fue un firme partidario de la Revolución hasta su muerte y anhelaba ese encuentro con Fidel. Nada muy soprendente cuando medio mundo quería conocer al joven líder revolucionario triunfante. Y Castro se hizo de rogar para participar en el concurso de pesca, que llevaba el nombre del escritor que se pegó un tiro en Ketchum, en 1961. Ante las insistencias y los deseos de Hemingway, que entregaba los trofeos, el gobernante cubano se sumó a la contienda y lo hizo a bordo del yate Cristal. Al final coronó dos segundos lugares y se llevó el premio al mayor acumulador individual.

Fue un encuentro de 15 minutos, cuyas secuencias fotográficas han sido analizadas hasta el cansancio en Estados Unidos para ver un posible quiebre, un gesto de desagrado, una señal de displicencia entre ambos. Pero nada. “La academia americana nunca ha sabido resolver el hecho de un Hemingway político. Pero más que eso un Hemingway de izquierda”, afirmó Norberto Fuentes, autor de Hemingway en Cuba, el mayor y más completo volumen sobre el idilio del escritor de Islas en el Golfo y la mayor de las Antillas. Para Fuentes “todo lo que dice Hotchner es mentira. Una mentira flagrante”.

A mediados de 1959, tras pasar el verano en España, apenas regresó a La Habana besó la bandera cubana y dijo: “Estoy feliz de estar aquí otra vez, porque me considero un cubano más. Mis simpatías están con la Revolución Cubana y todas nuestras dificultades. No quiero ser considerado como un yanqui”. Incluso apoyó las ejecuciones de los esbirros de Batista. “Le tengo completa fe a la revolución de Castro porque tiene el apoyo del pueblo cubano. Yo creo en su causa”. Además en una carta a su amigo, el general Charles “Buck” T. Lanham, del 12 de enero de 1960, declaró: “Creo completamente en la necesidad histórica de la Revolución Cubana”.

lunes, 10 de noviembre de 2008

La mirada de la muerte

20 de octubre. El ex gobernante cubano Fidel Castro recibe al número dos del Patriarcado de Moscú, el metropólita Kiril Gundjaev, quien viajó a Cuba para consagrar el primer templo de la Iglesia Ortodoxa rusa en la isla. No se entregan fotografías del encuentro. Hasta ahora. El sitio oficial de la Iglesia Ortodoxa rusa ha puesto en la web esta imagen del Comandante afirmándose del religioso. La foto no hace otra cosa que recordar la enfermedad y agonía de Lenin. Ambos con la mirada de la muerte. Además, deja en evidencia el mal pie en que se encuentra Fidel, especialmente en comparación con su hermano Raúl, cinco años menor y actual Presidente cubano.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Esperando la esperanza

Filiberto Castiñeiras
Analista cubano

No todo será coser y cantar. La agenda con las tareas pendientes es voluminosa. El lo sabe. Ha terminado el tiempo de criticar. Comienza el de tomar medidas. El rostro de Barack Obama durante el discurso de agradecimiento a sus seguidores por la victoria, así lo demostraba. Manifestaba la satisfacción por el triunfo y la seriedad con que asume el liderazgo de su nación.

Los problemas no se crearon ayer y sabemos que se han acumulado durante años. Muchos querrán que mañana estén resueltos. Los más afectados por las consecuencias de las crisis financiera e inmobiliaria mostraran su desespero ante la impotencia de solucionarlo. La necesidad de nuevos empleos, la búsqueda de soluciones para una endeble seguridad social y un sistema de salud al alcance de todos serán las mayores presiones domésticas. Los republicanos, por supuesto, se encargaran de exigir el cumplimiento de cualquier programa al pie de la letra.

En el ámbito internacional, la guerra de Irak sigue consumiendo el dinero del contribuyente norteamericano y cobrando la vida de sus soldados. No es difícil predecir que cuando termine el tiempo del ejército de ocupación en el que Estados Unidos está comprometido, los iraquíes resolverán sus problemas, de acuerdo a su cultura y sin importar el derroche de dinero y vidas que —a base de mentiras— llevaron en aquel país. La preservación de la seguridad nacional y la lucha contra el terrorismo es otro de los retos del nuevo presidente. Irán y Afganistán tendrá su lugar en la lista de prioridades, en el que destaca con letras mayúsculas el apresurado resurgimiento de Rusia. Otros puntos del Medio Oriente no escapan de la agenda. Establecer un clima de entendimiento en las relaciones y cooperación con la Unión Europea es imprescindible para recuperar la confianza mutua.

America Latina requiere de atención especial. El incremento generalizado de la pobreza en la región ha propiciado el surgimiento de tendencias populistas de substancioso arraigo popular. En la mente del latinoamericano común, Estados Unidos llegó a sus países durante el siglo pasado sólo para intervenir militarmente o apoyar al dictador de turno. En el actual, los tratados de libre comercio son las nuevas intervenciones puntuales que muchos dudan de sus beneficios.

Por ultimo está Cuba, que ha ocupado el decir y hacer de los últimos 10 presidentes de Estados Unidos. El enfrentamiento sostenido entre los dos países durante 50 años sólo ha servido para crear y engrandecer una leyenda. La imagen de un hombre tan inteligente como tozudo ha recorrido el mundo como el David que enfrento a Goliat. Este mito ha servido a jóvenes de todas latitudes que —cíclicamente— han querido alcanzar el cielo. Barack Obama tiene la posibilidad de atemperar esa situación —y Cuba lo sabe. Para ello se vienen preparando desde hace tiempo. Quizás ya están enviando una escueta nota a través del representante norteamericano en La Habana felicitando al nuevo presidente, a la vez que el experimentado embajador, Jorge Bolaños, acreditado en Washington para esta ocasión, estará moviéndose con su mejor sonrisa entre los actuales y posibles funcionarios del Departamento de Estado. Cuba se debate en la más conocida de las sanciones impuestas por EE.UU. contra la isla: el embargo económico. Si eliminar esta sanción le posibilita el acceso a un manejo económico internacional más flexible, también eliminaría de un tirón la piedra angular del discurso de mutuos beligerantes.

¿Pronósticos? Esperemos alguna declaración desafiante. Algún capitulo inesperado puede producirse que eleve la tensión y los sitúe en una posición de fuerza ante los propios norteamericanos. Los agentes encubiertos a cargo de la disidencia interna serán orientados a exigir su inmediato apoyo y el cumplimiento de sus demandas. No importa lo que suceda. Ni siquiera saber que, a partir de hoy, para los cubanos de aquí y de allá, existe una nueva esperanza. Lo determinante ahora es saber por dónde y cómo va a responder el liderazgo castrista.

lunes, 3 de noviembre de 2008

¡Huye, Pinocho, huye!

Rafael del Pino
General de Aviación,
combatiente de Playa Girón

Hace unos cuantos meses visitando a un amigo norteamericano, profesor de la Universidad de la Florida en Gainsville, salió a la conversación el tema cubano. Inevitable. Comenté lo reñida que serían las elecciones del 4 de noviembre. No dominaba bien la política local. Me parecía que no era fácil para los retadores demócratas desplazar de los tres escaños del Congreso a los actuales titulares republicanos.

Mi amigo soltó una de sus sonrisas, para mí características, sin apenas mostrar los dientes, y detuvo la conversación y me invitó a salir con él en su automóvil hacia la biblioteca universitaria. En el trayecto, con la franqueza que caracteriza nuestra amistad, me dijo que el daño más grande que el castrismo y la derecha de Miami le había ocasionado a los cubanos era que ya no creíamos nada, a la vez que creíamos todo. Que el grado de credibilidad decidía nuestro poder de análisis y el grado de aceptación de una verdad o una mentira.

Salió a relucir el embuste con que el difunto ex congresista (del período republicano cubano) Rafael Diaz-Balart le había tomado el pelo a la comunidad cubana. Su alegato visionario oponiéndose a la amnistía de los asaltantes al Moncada jamás salió de sus labios.

Diablos. Era muy difícil de creer. Hasta que el director de la Biblioteca le entregó a mi amigo un microfilm. Ante mis ojos, como un fantasma salido del closet de la historia, apareció el hemiciclo del Capitolio Nacional cubano y los períodos de sesiones de la Cámara de Representantes en el Vigésimo Cuarto Periodo Congresional del 2 y 3 de Mayo de 1955, conducido por su presidente, Gastón Godoy y Loret de Mola, y los secretarios Andrés R. Pupo Sánchez y Eugenio Cusidó Torres, donde se debatió ampliamente la amnistía a los asaltantes del Moncada y donde única y exclusivamente votó en contra el representante José del Toro Cabrera. El resto de los congresistas -incluyendo Rafael Díaz-Balart- votaron a favor y no existió ningún discurso visionario rechazando dicha amnistía. El director de la biblioteca universitaria nos imprimió una copia de dicho documento. A mitad de camino hacia el parqueo, mi amigo decidió volver sobre sus pasos. Minutos después se acercó sonriente: “Pedí notarizar el documento, tú sabes como son estas cosas en política, a alguien se le puede ocurrir venir y tratar de desaparecerlo”.

La fábula sobre el famoso discurso de Rafael Díaz-Balart ha sido utilizada ampliamente en el sur de Florida por sus hijos sucesores en la política local.

Abraham Lincoln, Presidente de Estados Unidos, dijo con sabiduría: “Se puede engañar un tiempo a todo el pueblo. Se puede engañar todo el tiempo a parte del pueblo. Pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo”.

Otro viejo refrán. Ha sido muy utilizado en la política norteamericana. Se originó en los años 40. Es del gran campeón de boxeo Joe Louis en vísperas de la pelea en la que retaba al titular Billy Conn: “You can run but you can´t hide”, dijo el pugilista. Puedes correr pero no te puedes esconder. Yo le agregaría: “Puedes engañar pero no te puedes burlar” y esta ha sido una de las burlas mas groseras que haya tenido que soportar la comunidad cubana exiliada. El Nostradamus del patio terminó siendo un Pinocho de yagua. Aunque postmortem.

Para ver el original del período de sesiones correspondiente del Congreso cubano pinche aquí.

domingo, 2 de noviembre de 2008

Cambio de piel

Norberto Fuentes

Es previsible que Fidel Castro se encuentre en estos mismos instantes buscando los puntos de contacto con Barack Obama. No importan las conveniencias a flor de piel de John McCain. Si los resultados de las encuestas son tan sólo aproximados, ya sabemos quién es el próximo Presidente. Y la crítica situación social y económica de Estados Unidos deja con una escasa reserva de oxígeno al partido gobernante. Así que Fidel tiene que olvidarse de ese eterno apoyo subliminal de los republicanos. El discurso de la confrontación, sobre el cual aún navega, no estará más a su alcance en lo que le queda de vida, es decir, los dos próximos períodos presidenciales americanos. El mismo machaque de los últimos 50 años ya no será factible. Fue una guerra de palabras beneficiosa para ambas partes. Le permitía al Partido Republicano garantizar el voto cubano de Florida y a Fidel las justificaciones que proporcionaba el inminente ataque imperialista. Una bondad adicional es que Fidel tiene en su gaveta el expediente vietnamita de McCain, detalle tan engorroso como importante. Fernando Barral, un sicólogo, que ha sido descrito como “hábil e inteligente”, fue enviado a Vietnam especialmente para interrogar a McCain. Fue parte de la estrecha colaboración entre Cuba y Vietnam durante la guerra. Obama es otro asunto. Obama es lo inesperado. Es la incertidumbre. ¡Si lo ha sido incluso para el propio establishment americano! De cualquier manera hay un par de asuntos que ya Fidel debe dar por descontados. No es momento para que le falle su acostumbrado y despierto pragmatismo. Pero es un hecho que Obama le va a quitar una buena parte de su discurso antiimperialista y que en América Latina y el resto del Tercer Mundo al candidato afroamericano lo van a mirar como uno de los suyos. El peor de los escenarios, sin embargo, está aún por dilucidar, el que debe tener a Fidel con todas las alarmas disparadas: que Obama encuentre los resquicios para forzarlo a negociar en serio y ponga a temblar el dichoso embargo y todas las otras trabas que entorpecen la vieja frontera marítima. Que haga una oferta que Cuba no pueda rechazar. Será el día del fin inexorable del ensayo revolucionario, a menos que en La Habana sigan siendo pragmáticos y sepan adelantarse y además guiar esa cooperación en función del resto del continente. Porque la realidad es que la derecha latinoamericana y los neoliberales no verán con muy buenos ojos al afable y avispado Obama. La incertidumbre. Si algo no le gusta a Fidel, es eso: la incertidumbre.

sábado, 1 de noviembre de 2008

Suma y sigue

Esto no para. El ministro ruso de Comunicación, Igor Olegovich Schegoliev, dijo en La Habana el viernes que su país estudia la posibilidad de participar como subarrendatario en el proyecto de Cuba y Venezuela para enlazar a varios países del Caribe con un cable submarino de fibra óptica a partir de 2010. "Nuestros especialistas están estudiando la posibilidad de arrendar una parte de los canales que se van a crear para el tráfico internacional", declaró Schegoliev en la rueda de prensa que cerró su visita a Cuba. Se refiere a un cable submarino principal que unirá Cuba y Venezuela con una capacidad de 640 gigabytes y otro que enlazará a la isla con Jamaica. Además hay proyectos de ampliar las conexiones a más países, como Nicaragua y Haití. El ministro ruso firmó antes de partir un memorando de entendimiento y colaboración para las inversiones en tecnología de la información y comunicaciones con su par cubano del sector, Ramiro Valdés. Además, Schegoliev dijo que Rusia ofreció a Cuba facilitar el acceso al sistema global ruso de navegación por satélite GLONASS, que se espera que cuente con los servicios de 24 satélites a finales de 2009.

Los rusos están de vuelta

Filiberto Castiñeiras
Analista cubano


La más importante y extensa delegación militar rusa en los últimos 20 años acaba de visitar La Habana. La revisión de las condiciones en las Fuerzas Armadas cubanas y en especial de la Fuerza Aérea y la Defensa Antiaérea es el objetivo priorizado. Los sistemas de mando, comunicación y lucha radioelectrónica serán examinados por los oficiales rusos que, además, llevan la misión de asesorar a los cubanos en la explotación de nuevos radares y sistemas de lanzamiento de misiles. La disposición de entrenar nuevos oficiales en escuelas rusas y el suministro de piezas de repuesto para los talleres de las Fuerzas Armadas cubanas engrosan la agenda preparada en Moscú.

Una delegación presidida por el ministro de comunicaciones, Igor Schegoliev, acaba de firmar acuerdos de colaboración en las ramas de infocomunicaciones y la electrónica, además de la apertura de una representación de la agencia rusa de información RIA Novosti en La Habana. El intercambio de especialistas y preparación de personal cubano en escuelas rusas está incluido en los acuerdos.

Otra delegación, esta vez presidida por el ministro de Transportes, Igor Levitin, es esperada en la capital cubana. En los casi 50 años de estrechas relaciones entre La Habana y Moscú se pudiera calificar de excepcional que hayan coincidido delegaciones de tan alto nivel en cualquiera de las dos capitales.

Para el observador atento, las cosas parecen estar desenvolviéndose como en un guión. Las Fuerzas Armadas cubanas desde hace algunos años han actualizado y renovando sus medios de combate de forma muy callada, en contactos con los propios rusos y con el Ejército chino. Por otro lado, el inmenso arsenal que el gobierno de Venezuela ha estado comprando en Rusia y que va más allá de las posibilidades numéricas de su Ejército, bien pudieran estar sirviendo para la reactivación del parque de las distintas armas cubanas. En conocimiento de la técnica y del idioma ruso, los cubanos estarían pagando con el asesoramiento directo en el manejo de aviones de combate, helicópteros y defensa antiaérea.

El gobierno cubano puede asegurar su futuro con el apoyo logístico de los rusos, y aprovechan su apuesta de resurgir como gran potencia, y en total conocimiento de que el apoyo que reciben en estos momentos del gobierno de Venezuela cesaría abruptamente si Hugo Chávez perdiera el poder.

Los rusos, embriagados con el descubrimiento del capitalismo, abandonaron su fuerza y equipamiento militar. El alto mando ruso despertó a la realidad en el reciente conflicto con Georgia, cuando sus tropas se movieron pesadamente y en la práctica se quedaron sin comunicaciones entre los mandos y las unidades. El equipo más moderno que posee cualquiera de sus brigadas fue fabricado en el año 1980 y sus tácticas de combate son las mismas utilizadas medio siglo atrás, según el presidente del Instituto de Evaluaciones Estratégicas, Alexandr Konovalov. En cuanto al armamento estratégico, se han sentido acorralados con los sistemas y acuerdos que, lentos pero seguros, han establecido los norteamericanos en la Europa del Este. Ante esta situación y el futuro que enfrentan, el gobierno ruso ha decidido acometer una reorganización total de las Fuerzas Armadas y convertir su Ejército en estructuras móviles y ágiles, dotadas de armas ultramodernas. El aumento del presupuesto militar para el próximo año a 47.000 millones de dólares, reducir el Ejercito a un millón de soldados para 2012 y la disminución de 200.000 oficiales en los próximos cuatro años, son algunas de las medidas anunciadas por el ministro de Defensa, Anatoli Serdiukov. Todo debe estar a punto en 2020.

La renovada relación entre Rusia y Cuba se ha incrementado gradual e intensamente con la habilidad por ambas partes de restar importancia a cualquier encuentro que hayan celebrado. A los dos, viejos conspiradores de táctica y estrategia, les conviene la negociación. Cuba por asegurar su futuro inmediato y Rusia estaría acercando su trinchera de defensa a Estados Unidos.

Queda una pregunta en todo este nuevo teatro de operaciones. ¿Jugará algún papel el nuevo satélite de comunicaciones que lanzaron los chinos al servicio del gobierno venezolano? ¿Tiene alguna conexión con la nueva alianza de comunicaciones y radioelectrónica ruso-cubana? Quizá estemos contemplando el nacimiento de una estrategia continental. Servir de elemento de presión para los norteamericanos. Cuanta información y de que tipo se puede obtener con el nuevo satélite y quien la puede utilizar está por determinarse. Alertas. Los rusos están de vuelta.

martes, 28 de octubre de 2008

Nieta de Allende gana elección

Maya Fernández Oña, de 36 años, nieta de Salvador Allende e hija de Beatriz Allende y del cubano Luis Fernández Oña (quien fue ministro consejero de la embajada cubana en Santiago hasta el golpe de Estado de 1973), logró ser elegida concejal por el municipio santiaguino de Nuñoa en las elecciones municipales del domingo, en Chile. La mujer, de profesión médico veterinaria y que se presentó como independiente pero apoyada por el Partido Socialista, logró 4.101 votos, lo que representa el 5,14% del total.

Asesoría rusa para la defensa antiaérea

Una importante delegación de militares rusos, encabezada por el teniente general Alexander Maslov, jefe de Estado Mayor de Defensa Antiaérea (DAA), llegaba el lunes a La Habana, para -según los rusos- asesorar a sus colegas cubanos en materia de organización y control de sistemas de defensa antiaérea. Se trata del último capitulo del reciente fortalecimiento de los vínculos entre La Habana y Moscú.

El objetivo de la visita es "realizar consultas sobre la organización de DAA, sistemas de control, comunicaciones y guerra electrónica en las fuerzas DAA cubanas, así como examinar el estado de los medios de reparación en las tropas, formular recomendaciones para reparar los equipos que están de baja y aclarar el procedimiento del suministro de las piezas de repuesto", detalló el coronel Igor Konashenkov, portavoz del Ejército ruso de Tierra.

La agencia RIA Novosti sostuvo que durante su estancia en Cuba los militares rusos mantendrán reuniones de trabajo con el viceministro jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), general Alvaro López Miera, y con el comandante de la Fuerza Aérea y la Defensa Aérea, general de brigada Pedro Gómez.

Siempre según informaciones procedentes de Moscú, la delegación rusa ayudaría a los militares cubanos en la explotación de los sistemas de misiles antiaéreos Osa-AK y Kvadrat, lanzamisiles portátiles Igla y radares P-18 y P-19. Además de intercambiar experiencias, las partes debatirán la posibilidad de que los militares cubanos se familiaricen con los equipos modernizados de producción rusa en las escuelas y centros de instrucción de las tropas rusas de defensa antiaérea.

jueves, 23 de octubre de 2008

Lula va detrás del petróleo

Por segunda vez en el año, el Presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, viajará a La Habana. El objetivo de la visita, que se llevará a cabo la próxima semana, es participar en la firma de algunos acuerdos entre las petroleras estatales Petrobras, de Brasil, y Cupetróleo, de Cuba. Esos acuerdos son parte de un programa de inversiones de Petrobras en Cuba y contemplan la prospección de petróleo en la costa de la isla caribeña. Lula estuvo en Cuba en enero acompañado por el presidente de Petrobras, José Sergio Gabrielli, quien se comprometió a ayudar en la búsqueda de petróleo en la costa de la isla. En esa ocasión el gobernante brasileño se reunió con Fidel Castro. En la visita del jueves y viernes de la próxima semana, Lula estará acompañado por Gabrielli y el director del área internacional de Petrobras, Jorge Zelada.

domingo, 19 de octubre de 2008

Off the record

Filiberto Castiñeiras
Analista cubano


El diario español El Mundo en su edición dominical ha publicado una investigación sobre la captura del hoy aspirante a la Presidencia de Estados Unidos John McCain, durante la guerra de Vietnam, en 1967. Es realmente interesante. Se basa en entrevistas a sobrevivientes lugareños de aquel episodio, relatos de la propia biografía escrita por McCain y a testimonios de quienes fueron sus compañeros de armas. La historia que ahora publican desmonta la imagen de héroe de la que ha vivido el ex piloto de combate, sacando a relucir incluso declaraciones de algunos de sus compañeros que lo acusan de romper el código militar y haber cedido a la presión de los vietnamitas en los interrogatorios. Recuerdan también testimonios del propio McCain donde dice que en aquel momento "se sintió horrible" y que "había decepcionado a sus compañeros, a su país y a él mismo". Las acusaciones sobre la tortura y el mal trato que siempre recibió de sus captores ahora son refutadas por la otra cara de la moneda que, según la investigación, sabiendo era hijo de un almirante, dieron instrucciones para que se tratara con especial cuidado.

Por mi parte no doy total crédito a las bondades de los captores vietnamitas por lo menos en una primera etapa, pues quien ha estado preso, aun en tiempos de paz, conoce la "delicadeza" con que son tratados los prisioneros por sus carceleros. Me imagino el trato en tiempo de guerra cuando cada minuto puede ser el último que cuentes.

Pero debemos recordar que los vietnamitas utilizaron tácticas muy inteligentes que cambio el curso de la guerra a su favor y, en cuanto a los interrogatorios e investigaciones, estuvieron asesorados muy especialmente por experimentados cubanos que viajaron a Vietnam con ese fin. Hace sólo unos meses salió a la luz Fernando Barral, un cubano nacido en España, sicólogo de profesión, hábil e inteligente, que fue enviado a Vietnam precisamente para interrogar a McCain. Lo que recogió Barral de sus entrevistas con el hoy candidato presidencial norteamericano no se ha dado a la publicidad… por ahora. Es decir, que si Cuba estuviera detrás de esta investigación, publicada sorpresivamente en un lugar tan distante, los bien guardados legajos con los detalles investigativos del meticuloso Barral pudieran ver nuevamente la luz.

Foto: John McCain conversa con Fernando Barral durante el cautiverio del primero en Vietnam.

viernes, 17 de octubre de 2008

Soñando con el oro negro

Cuba podría convertirse en un exportador de petróleo y la prosperidad llegaría a la isla, que actualmente importa la energía que necesita, si es que resultasen ciertos los cálculos de los ejecutivos de la estatal Cubapetróleo. Según esos funcionarios, Cuba tendría más de 20.000 millones de barriles de petróleo extraíbles de sus yacimientos marítimos, que esperan comenzar a perforar en 2009. Esa cifra es más del doble del máximo de 9.000 millones de barriles que la Inspección Geológica de Estados Unidos ha dicho que podrían haber bajo las aguas cubanas. Rafael TenreyroPérez, gerente de exploración de Cupet, dijo que el cálculo cubano nacional es mayor que el de Estados Unidos porque ellos poseen más información sobre su geología mar adentro. La agencia estadounidense también ha dicho que Cuba tiene un máximo de 21.000 millones de pies cúbicos de gas bajo el mar, pero TenreyroPérez, citado por la agencia Reuters, dijo que Cupet no disponía de un cálculo sobre reservas de gas costa afuera porque eran demasiado difíciles de hacer.

jueves, 16 de octubre de 2008

Fidel y Brown

Cuando todos los analistas internacionales sostienen que la autoría del modelo de salvataje financiario podría convertirse en el salvavidas político de Gordon Brown, para así repuntar en las encuestas y, por qué no, mantenerse en el gobierno después de los próximos comicios generales, Fidel Castro plantea todo lo contrario. "En materia electoral, de una sola cosa podemos estar seguros: en las próximas elecciones de Gran Bretaña, Gordon Brown no será electo Primer Ministro", escribió en su comentario de ayer. No es la primera vez que Fidel se refiere en términos negativos de Brown. Ya en abril pasado, durante la visita que el primer ministro británico realizó a Washington y que coincidió con un viaje de Benedicto XVI a Estados Unidos, Castro escribió: "El Papa Benedicto XVI destronó a Brown, Primer Ministro inglés, quien sustituyó a Blair, al que conocí y con el que hablé unos minutos durante un receso de la Segunda Conferencia de la OMC en Ginebra hace 10 años, después de su discurso, expresándole mi discrepancia a causa de una falsa frase suya sobre el estado social de los niños ingleses. Por la voz, los argumentos y el tono de Brown en su conferencia de prensa en presencia de Bush, me pareció tan autosuficiente como su antecesor en la dirección del Partido Laborista. La actividad del nuevo Primer Ministro de Gran Bretaña, al coincidir con la visita del Papa, era igual a la del jefe de gobierno de una república bananera".

miércoles, 15 de octubre de 2008

El trailer de "El cuerno de la abundancia"


El cuerno de la abundancia es la nueva película de Juan Carlos Tabío. En este filme se vuelven a reunir Jorge Perugorría, Mirtha Ibarra y Vladimir Cruz, los protagonistas de Fresa y chocolate, que Tabío dirigió en 1994 junto al fallecido Tomás Gutiérrez Alea y que abrió camino a la cinematografía cubana en el mercado internacional.

martes, 14 de octubre de 2008

La ortodoxia al estilo habanero

Cuba fue el principal aliado de la Unión Soviética en América Latina durante la Guerra Fría y recibió millones de dólares en ayuda y subsidios por parte de Moscú. Precisamente como parte de los convenios de cooperación, miles de técnicos y asesores rusos se trasladaron a la isla donde, con el correr de los años, algunos se casaron y tuvieron hijos. A esa comunidad, que aún vive en Cuba pese al fin de la URSS, está dirigida la primera catedral ortodoxa rusa que se está construyendo frente a la bahía de La Habana. La Sacra Catedral Ortodoxa Rusa Nuestra Señora de Kazán, que ha costado más de 2,8 millones de dólares, será inaugurada el 19 de octubre. Es una obra del arquitecto Oscar Jaime Rodríguez Cunnill y del ingeniero estructural Pedro Rodríguez. Fue realizada con materiales tradicionales, como el ladrillo y hormigón, y financiada por el Patriarcado ruso. Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad de La Habana, a cargo de la restauración de casco histórico habanero, declaró a la agencia The Associated Press que la catedral "es un símbolo de la amistad entre dos pueblos".

viernes, 10 de octubre de 2008

Cangamba revisitada

Fidel Castro se vuelve a interesar por la batalla de Cangamba, en Angola. Y a diferencia de la reflexión del 3o de septiembre, lo hace entrando en algunos detalles de ese combate, claro que a través de fragmentos de un libro de Jorge Martín Blandino, publicado en 2007 (ver Granma). "Cuando escribí la reflexión sobre Cangamba, no conocía" el libro de Blandino, que se publicó "cuando por razones de salud yo no estaba ya en la primera línea", dice Fidel.

jueves, 9 de octubre de 2008

Milicianas

En la exposición Korda: Conocido Desconocido que se acaba de abrir al público en La Habana, sobre algunas de las imágenes rescatadas y más desconocidas del fotógrafo cubano Alberto Korda, destaca Miliciana con anillo (ver nota de El País). Y su sola presencia trajo a mi mente una serie de milicianas que desde hace mucho he acariciado con la vista.

Miliciana con anillo. Alberto Korda.


Miliciana. Marina Ginestá sobre la azotea del hotel Colón en Barcelona.
21 de julio de 1936. Guerra Civil Española. Juan Guzmán.



Miliciana. 1960, Cuba. Mario García Joya (Mayito).


Miliciana de Waswalito. Matagalpa, Nicaragua, 1984.
Orlando Valenzuela.



Miliciana. Cuba, 1960. Alberto Korda.


Una miliciana lee una revista.
Guerra Civil Española. Robert Capa.

miércoles, 8 de octubre de 2008

El fin de una tormenta

Filiberto Castiñeiras
Ex coronel MININT

En Miami, donde reside la mayor población cubana fuera de la isla, fue inevitable la angustia y en muchos casos la desesperación por sus familiares en Cuba, después del paso de dos huracanes en el lapso de una semana. Hacer llegar –o llevar personalmente– ayuda de cualquier tipo, y más que eso, trasmitirle a los suyos el sentimiento de solidaridad y apoyo, se convirtió en la misión priorizada de los emigrantes. Pero comenzaron los tropiezos. Medidas arbitrarias impuestas en función de una equivocada política impedían a los cubanos residentes en Estados Unidos unirse a los suyos –con la capacidad y en el momento que ellos, los damnificados, requerían. El interés por ayudar tocó el corazón de muchos. Entonces aparecieron los que quieren mantenerse en los noticieros de la tarde, llenos de entusiasmo y rubicundos, pletóricos de viejas ideas, robando cámara en los telemaratones, a sabiendas de que el gobierno cubano nunca ha cerrado sus expedientes de actividades subversivas. Y están los norteamericanos. Estados Unidos, por su parte, recurriendo a su Manual para Desastres. Enviar una comisión de expertos para determinar las necesidades en el terreno es su primera condición. Aunque conocen de antemano que la exigencia será rechazada. El secretario de Comercio Carlos Gutiérrez, un cubano salido de la isla cuando tenia 6 años y que jamás se preocupó por lo que allí pasaba hasta que fue confirmado en el gabinete del presidente Bush en 2005, ahora –con su inexpresiva y reiterativa imagen– se convirtió en vocero de una causa perdida de arrancada. Sus soporíferas comparecencias llenaron cuanto programa de opinión y noticieros existe en Miami. Tuvieron que pasar más de 15 días para que, al fin, se lograra alguna flexibilidad en las restricciones impuestas por Estados Unidos a los cubanos residentes en el país, limitando la visita a sus familiares –y solo los más allegados– cada tres años. Estados Unidos hizo por último el ofrecimiento de enviar ayuda a Cuba sin ninguna condición, pero, o no contaron con el pétreo orgullo de La Habana o lo hicieron como antorcha política en la seguridad de que no lo iban aceptar.

Otro asunto. Durante los últimos 50 años el pueblo de Cuba ha visto como sus casas y edificios se han ido deteriorando, día tras día. Cinco décadas sin reparaciones ni mantenimiento de ningún tipo han hecho desvanecer las imágenes de ciudades, modernas o coloniales. Sólo en los llamados polos turísticos, desarrollados para la explotación de los paisajes naturales del país, se han edificado nuevas instalaciones con los atractivos y comodidades de la vida moderna. Mas las ciudades y pueblos donde viven los que trabajan, los obreros y campesinos, la gente de a pie, recuerdan en muchos casos las ruinas de la Europa de posguerra.

Por otro lado tenemos la alimentación. El gobierno ha querido dirigirla a partir de la conocida libreta de abastecimiento, que con sus altibajos nunca ha cumplido en 50 años sus compromisos básicos. No sólo la llamada canasta familiar, ni siquiera el estómago de los cubanos que suelen recurrir al mercado negro, al mercado paralelo, y desde luego, al robo o al intercambio de productos para “resolver” los problemas alimentarios de cada núcleo familiar. Esta forma de existir ha trillado un camino. La diaria obediencia a un compromiso filosófico ha mantenido al pueblo cubano arrastrando esa cruz de ideas altruistas. Un camino que, justo cuando se cree llegado a su fin, recién comienza otra vez.

No obstante, a pesar de las vicisitudes enumeradas, no se puede desmerecer la capacidad de organización que tiene el gobierno cubano para enfrentar una crisis como la actual. Desde los años 80 se preparan para la invasión norteamericana y los planes de contingencia se actualizan año tras año. Raúl Castro ha sido precisamente quien tenazmente ha mantenido el rigor y la vigilancia sobre estos planes, los que hoy precisamente ejecutan ante las condiciones excepcionales de dos huracanes de magnitud 4-5. Raúl ha estado en su puesto de mando, dirigiendo las operaciones, y no en la calle, movilizando corazones como hubiera hecho Fidel. El país está hoy destruido, pero donde la gente no conoce la propiedad, la depresión castiga con mucha menor furia. Y así las cosas, una teja de fibrocemento o algunos bloques y ladrillos servirán para volver a arreglar su pobreza. Pan, azúcar y frijoles entonarán otra vez su estómago. Allí es costumbre que las noches sean mas largas por la falta de electricidad o que cocinen en el patio como lo hacía la abuelita, pero a su vez estas desgracias han creado el hábito de reunir a los vecinos para comentar lo mala que esta la situación o preparar una caldosa, el famoso caldo cocinado con el aporte de todos.

Ha transcurrido un mes del azote de los huracanes. No me cabe duda que Cuba se va a recuperar y volverá, lamentablemente, a los estándares anteriores. Para ello el gobierno ha utilizado y seguirá utilizando cuanto medio tenga a su alcance y agotara hasta la última de todas sus reservas. La ayuda internacional que han recibido de diversos países y entidades privadas ha sido muy generosa, especialmente en el caso de Rusia y Venezuela.

Mientras que Estados Unidos perdió otra vez la oportunidad de una iniciativa. Ganar un paso y no perder dos, como ha sucedido.

De los huracanes en Cuba se habla cada vez menos. Para saber lo que pasó tendremos que buscar los periódicos de Miami de aquella fecha en los que unos con pena y otros con saña predecían la hambruna, las epidemias y el éxodo masivo que ya se veía en la cresta de las olas. Otra vez, volvemos al punto de partida.

martes, 7 de octubre de 2008

Korda y El Guerrillero Heroico

La justicia francesa condenó hoy a la revista Marianne por haber negado que la célebre fotografía de Ernesto Che Guevara, donde aparece con boina y una estrella, y que fue titulada El Guerrillero Heroico, fuera obra del cubano Alberto Korda. El Tribunal de Gran Instancia de París sentenció que el semanario deberá pagar a la hija del fotógrafo, Diana Díaz-López, 1.000 euros por daños y perjuicios y otros 6.000 euros para cubrir los costes del proceso judicial. Marianne sostenía en dos artículos, publicados en octubre y diciembre de 2007, que el autor de la emblemática imagen del Che fue tomada por Juan Vives, un ex agente de los servicios secretos cubanos exiliado en Francia. Según la revista, la fotografía que atribuye a Vives fue archivada y encontrada posteriormente por Korda, que manipuló la imagen y la publicó como suya en 1967. Sin embargo, la hija de Alberto Díaz Gutiérrez (1928-2001), más conocido como Alberto Korda, presentó ante el tribunal los negativos de la foto y diarios que reproducían la fotografía ya en 1960, seis años antes de que, según Marianne, Korda diera con ella.

jueves, 2 de octubre de 2008

CANGAMBA

Después de semanas de promoción en los medios cubanos, incluida una reflexión de Fidel Castro, hoy se estrena en los cines isleños, la película Kangamba, que aborda la batalla de agosto de 1983, entre soldados cubanos y angolanos por un lado, y los rebeldes de la UNITA con el apoyo sudafricano, por el otro. En ese combate, del día 2 al 11, las fuerzas cubanas, compuestas por 92 hombres, que estaban dislocadas en Cangamba, un poblado ubicado en el sureste angolano, se vieron sorprendidas por 16 batallones de la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA). Sin embargo, los cubanos y los efectivos de las Fuerzas Armadas para la Liberación de Angola (FAPLA) lograron resistir en una batalla que, según las cifras, parecía perdida.

Norberto Fuentes, que conoce al dedillo la guerra en Angola y que tiene varios libros –ya sea publicados o en barbecho- sobre ese conflicto, como El último santuario, me explicó que Cangamba es una de las tres batallas fundamentales de la guerra en Angola, junto a la de los accesos de Ebo (noviembre de 1975) y a la de Cuito Cuanavale (noviembre de 1987-marzo de 1988). En la de Cangamba se conjuga “el heroísmo de los combatientes cubanos y la torpeza de sus mandos a nivel de regimiento”, dice Fuentes. Eso porque mientras en la plaza sitiada se resistía, los comandantes cometieron graves errores táctico-operativos y enviaron dos columnas, compuestas por blindados y apoyo de infantería, que lograron ser frenadas por la UNITA y los sudafricanos, sin lograr el objetivo de romper el cerco. "Aunque lo que permanece es la bravura de los sitiados. Fue decisivo".

Fueron 10 días de combate que sólo la aviación –con pilotos y misiles llevados especialmente desde La Habana, en una medida desesperada- logró poner fin temporalmente al sitio, tras lo cual sacaron rápidamente a los hombres que aun resistían (16 murieron) con helicópteros, antes de que llegaran los sudafricanos con todo su poder de fuego. Cangamba se perdió y quedó en poder de la UNITA hasta años después de que los cubanos dieran por terminada su misión en Angola (1988). Sin embargo quedó el recuerdo del heroísmo de los cubanos que sitiados siguieron luchando. Como el médico que se autosuministró anestesia y él solo se amputó una pierna, destrozada por la metralla. O el caso del suboficial José René González Sarmiento que pese a quedar ciego, siguió disparando orientado por las indicaciones de sus compañeros.

En su reflexión, Fidel junto con pedir reiteradamente que se haga otra película sobre Cangamba, por lo que se deduce que esta no le gustó, deja rápidamente a un lado esta batalla para hablar de Cuito Cuanavale. La razón de esto: según Norberto Fuentes porque en este combate él tuvo un papel obligatoriamente limitado. Se pasó una semana metido en el MINFAR sólo enviando mensajes de apoyo a los combatientes de Cangamba. "Su misión fue alentar la resistencia. No tenía otra opción. No fue igual que en Cuito Cuanavale, donde su genio militar (en este caso en función táctica) y político (en función estratégica) pudo desplegarse, ya fuese teledirigiendo las tropas desde La Habana o aprovechando sus éxitos en el terreno para imponer sus condiciones en las negociaciones que efectuaba con Sudáfrica y Estados Unidos", sostiene Fuentes.

domingo, 28 de septiembre de 2008

sábado, 27 de septiembre de 2008

Toque de alerta

Fidel ya está hecho un adicto a la escritura. Claro, consecuencia directa de su obligado alejamiento de las grandes explanadas repletas de seguidores. Incluso él de alguna manera lo reconoce en su mensaje de ayer: “No deseaba escribir una tercera reflexión consecutiva, pero no puedo dejarla para el lunes”. En su nuevo comentario opone a George W. Bush con su campeón, Hugo Chávez. Pero por sobre todo Castro lanza la alerta sobre el peligro que corre el Presidente venezolano. “El imperialismo trata de liquidarlo políticamente o eliminarlo a cualquier precio, sin reparar en que su muerte constituiría una catástrofe para Venezuela y para la economía y la estabilidad de todos los gobiernos de América Latina y el Caribe”. Así mismo recuerda el encuentro de esta semana. “Durante su última visita discutimos sobre la magnitud del apoyo que ya nos brinda y el que desea brindarnos, y nuestra sugerencia de que concentre el máximo de recursos posible en la batalla interna que hoy libra contra la ofensiva mediática y los reflejos condicionados sembrados durante muchos años por el imperialismo”. Fidel Castro sostiene que en las elecciones regionales y municipales del 23 de noviembre en Venezuela “la batalla que se libra es de gran trascendencia, y no deseamos que el apoyo a Cuba sea tomado como pretexto para golpear a la Revolución Bolivariana”.

viernes, 26 de septiembre de 2008

El Aguafiestas

Crónica incluida en el más reciente libro de Norberto Fuentes, El último disidente. El texto íntegro se puede descargar desde este blog.

MIERCOLES 29 DE AGOSTO, 2007

La estructura ha demostrado su solidez. Después de un año de ausencia de Fidel Castro en el Puesto de Mando, el nivel de ataque a absorber se mantiene en la misma zona de despliegue que se le permite: el de la retórica, y su tendencia permanente es a menguar. Desde los últimos encuentros armados, allá por los lejanos 60, el país no ha conocido ningún peligro verdadero de desestabilización —ni interno ni procedente del exterior. De todas maneras va a haber el peligro de las primeras 72 horas luego del anuncio oficial de la muerte de Fidel. Tendrán que acuartelar, de rigor, a las unidades militares y policíacas. Siempre puede existir un loquito que cree llegado su momento para arrastrar a un comunista del vecindario. Lo probable es que hagan una recogida primero. Y ésa, en mi opinión, será la primera verdadera señal antes del anuncio. De cualquier manera todos los potenciales cabezas locas han sido visitados y advertidos desde hace rato. Y a nadie le quepa la menor duda de que le van a pasar los tanques por arriba a cualquiera. La famosa Operación Estrella de neutralización relámpago del enemigo interno —una reproducción perfeccionada del progrom de casi medio millón de contrarrevolucionarios el 17 de abril de 1961, al unísono con la batalla de Playa Girón— está montada y lista, por lo menos, desde principios de los 80. (No duden que los yanquis tengan previsto algo semejante para Miami y que algunos cubanos conozcan el destino de los japoneses residentes en la Segunda Guerra Mundial). Después, como es de suponerse, será la búsqueda de algún bienestar económico. No apuesten todas las fichas a que se identifiquen con los modelos chinos o vietnamitas. Es el mismo cuento de la época soviética. Entonces era la tabarra del modelo soviético. Todo menos reconocer la legitimidad del proceso. Nunca vieron la verdad en relación con el Kremlin y su influencia o no en la isla. Y la única verdad es que la Revolución Cubana se inventó a sí misma. Hasta donde llega mi conocimiento no fue el KGB el que puso en el poder a Batista ni organizó los crispantes desequilibrios sociales que empujaron el país por el plano inclinado de la Revolución. En fin, que Raúl Castro, gobernante designado, y sus seguidores, han tenido más de un año para prepararse. Fidel ha sido generoso en ese sentido. Les ha garantizado, con sus trece meses (hasta el momento) de supervivencia, un tiempo precioso para lo que entre nosotros se llama “los amarres”, esto es, organizar. Ya entre ellos —calculo— habrán pensando en funerales y ceremonias. El mausoleo suyo será sin dudas en La Habana. Los tres grandes departamentos militares del país, cada uno con su raíz histórica: Raúl en Oriente (donde tiene su nicho desde hace 20 años, con nombre y todo), el Che, en el centro, donde libró su magnífica batalla de Santa Clara, y Fidel en La Habana, en Occidente, la capital de la nación y símbolo de gobierno. Al pairo y sin timón quedará tristemente, como siempre, la contrarrevolución. Tendrán sus cinco minutos de júbilo con fondo de tumbadoras en los restaurantes de la Sagüesera (el South West de Miami); luego, el eterno desplome moral. Los pobres, el embullo que tienen. Y esperen a que los yanquis corran a los Lear Jets para negociar sus jugosos contratos. Error fatal. Tampoco es el modelo. Ni la URSS, ni China, ni Vietnam, ni Bienvenido Mister Marshall. Si algo demostró el liderazgo de Fidel Castro es que todo el propósito de una Revolución es el desempeño del poder. Su obtención y retención. La industria y el comercio son asuntos secundarios. Y de que estos sean los billetes para continuar viaje en el día segundo —este dilatado día segundo— son parte de los retos a enfrentar por los herederos. Lo único que ha acumulado el bastión hasta hoy es poder. De eso es de lo que se ha tratado en todo momento. Del poder. Pero la disyuntiva del regreso, y a disponer de una generación de hombres de negocio y no de combatientes, solo es sorteable sin el correspondiente baño de sangre en el caso de que sepan aprovechar la conmoción de la muerte de Fidel. Será nuestro shock and awe, pero como un fenómeno de combustión interna. Aunque estoy persuadido de que puede dárseles el voto de confianza. Estos viejos guerreros están preparados. No han hecho otra cosa desde hace 50 años. ¿Y qué bronca han perdido?